Varias Nochebuenas seguidas

Ha sido un fin de semana de estos que llegan las cosas por sorpresa, sin planes y todo sale bien…

El viernes fuimos a ver Cándida (ya estais todos desfilando a verla) con dos amigos (que son los dos igual de majos en caso de que me pregunten). Fue genial, me reí tanto como lloré, es una película entrañable, como la misma Cándida, y transmite la sensación de estar hecha con mucho cariño. El humor de la película es muy Fesser (El secleto de la tlompeta y El milagro de P.Tinto– qué buenas ambas), pero la espontaneidad de la protagonista hace el resto.

Parafraseando a Cándida: vayai a vela. No os perdais la crítica que hace Cándida de Cándida.

El sábado ya fue la leche. Gracias a que el hermano de un amigo tuvo problemas para llegar a Zaragoza (con todo el dolor de mi corazón y el sus familiares -ya me he pasado) me ofrecieron su entrada para el…¡CONCIERTO DE FITO!.

Tengo que añadir que aunque este amable samaritano llegaba a tiempo para el concierto no quiso ir porque no era un gran fanático de Fito y estaba muy cansado, por lo que se lo agradezco aún más. Pero, sobre todo, se lo tengo que agradecer a Nacho y a Heidi por pensar en mí para esa entrada, ya os lo dije pero os quiero (a los dos por igual porque sois igual de majos).
Me dio penita que Koke no pudiera venir, al principio estaba indecisa, pero me hubiera arrepentido si no hubiera ido, fue genial, más de dos horas de Fito. Bailamos, nos reímos, llamé a Koke durante Rojitas las orejas, bebimos cerveza…entramos a un bar de cos…una noche completa.

Gracias de verdad porque entre Nacho, Heidi y Koke hicisteis que este año tuviera tres nochebuenas (Fito y Cándida también hicieron lo suyo). Besitos.